22 de julio de 2024

A finales del año 2022 estalló un grave problema con el manejo de los desechos que producen al menos 20 municipios del área metropolitana de los Valles Centrales de Oaxaca, generando una de las peores crisis en la historia de la capital y su zona conurbada, derivada del cierre del basurero ubicado en la Villa de Zaachila. 

Desde ese entonces, conflictos políticos, económicos y sociales han entorpecido cualquier posible solución a dicha problemática, siendo Oaxaca de Juárez uno de los municipios más afectados, sin embargo, los daños a la ciudadanía y al desarrollo sustentable y sostenible de la ciudad, no fueron impedimento para que las autoridades en curso aprovecharan la situación para generar muy buenas ganancias para los bolsillos de unos cuantos. 

De acuerdo a declaraciones del presidente municipal de Oaxaca de Juárez, Francisco Martínez Neri, de noviembre del 2022 a diciembre del 2023, el ayuntamiento erogó aproximadamente 300 millones de pesos para el traslado y recepción de los desecho sólidos que genera la capital, los cuales en su mayoría fueron trasladados a otros estados como Puebla y Veracruz.

No obstante, el ejercicio de dichos recursos ha estado plagado de irregularidades, comenzando por el intento del gobierno de Francisco Martínez Neri para mantener la información de estos gastos como reservada, hasta por cinco años. Medida que fue revocada por el Órgano Garante de Acceso a la Información Pública, Transparencia, Protección de Datos Personales y Buen Gobierno del Estado de Oaxaca (OGAIPO), el cual ordenó que se hicieran del conocimiento público los datos relacionados a la contratación y pagos de dichos servicios. Instrucción que el Ayuntamiento acató de manera parcial. 

Por ello, pese a los intentos del municipio para ocultar los contratos y los costos de traslados, el organismo de transparencia lo obligó a hacer público el contrato que firmó con la empresa Transportes Coordinados de la Verde Antequera S. A. de C. V. la cual no cuenta con los permisos y licencias necesarias para realizar el trabajo para el que la administración de Martínez Neri la contrató bajo adjudicación directa por un monto de 35 millones 271 mil 212 pesos. El mayor contrato que ha conseguido el corporativo que también fue proveedor de Fonatur y del Gobierno del estado durante la administración de Alejandro Murat Hinojosa.

Conforme al documento oficial, cada traslado tendría un costo de 55 mil pesos más IVA, con lo que ascendería a 63 mil 800 pesos por cada viaje. Lo que representa un sobrecosto de entre 20 mil y 25 mil pesos por cada uno de ellos, según cotizaciones solicitadas a empresas del ramo, por este medio de comunicación, las cuales establecen un costo real sin IVA, de entre 30 mil y 35 mil pesos por cada traslado. 

Considerando todos los gastos que involucra el traslado y manejo de los desechos, tan solo del 7 de noviembre al 25 de noviembre del 2022, se gastaron 9 millones 350 mil pesos en 10 viajes diarios de Oaxaca a Puebla, según declaraciones de la síndica municipal Nancy Mota Figueroa. 

Con dicho esquema financiero, el gobierno de Francisco Martínez Neri, tan solo en noviembre y diciembre del 2022, gastó cerca de 50 millones de pesos. Ya para el 2023, la cifra fue de más de 250 millones de pesos, es decir, más de 20 millones de pesos al mes. Presupuesto similar al que aprobaron para este 2024, el cual podría superar los 260 millones de pesos según estimaciones del propio presidente municipal, quien también es Contador Público de profesión.  

Aunque es difícil contemplar un presupuesto real ya que el municipio de Oaxaca de Juárez se ha negado a informar la capacidad de cada góndola y la bitácora de los viajes realizados, lo que ha despertado especulaciones sobre el posible desvío de recursos públicos aprovechando la crisis social que provocó el cierre del basurero de Zaachila, coincidiendo con la opacidad por parte del gobierno de Francisco Martínez Neri y su insistencia en reservar la información aludiendo temas de “seguridad” y “salud pública”. 

Señalamientos de corrupción que se refuerzan al comparar los gastos hechos por otros municipios aledaños a la ciudad capital. Como es el caso de Santa Lucía del Camino, que gastó 17 millones 265 mil 860 pesos en todo el año 2023 con los mismos conceptos. 

Aún cuando el municipio de Santa Lucía tiene una menor población (55 mil 362 habitantes) y genera una cantidad menor de desechos (51 toneladas diarias), las cifras no cuadran con lo que el municipio de Oaxaca de Juárez busca justificar con las 350 toneladas diarias que en promedio generan sus 270 mil habitantes. 

Ya que si Santa Lucía gasta 17 millones al año por 51 toneladas diarias, el municipio de Oaxaca de Juárez debería gastar alrededor de unos 120 millones de pesos anuales, dejando 130 millones de pesos en el limbo financiero. Recursos que podrían ser empleados para financiar la campaña política del presidente municipal quien busca la reelección al cargo, como lo han advertido grupos de oposición. 

En números: 

  • En el 2022 (noviembre y diciembre) se gastaron cerca de 50 millones de pesos 
  • En el 2023 se gastaron más de 250 millones de pesos 
  • En el 2024 se estima se gastarán más de 260 millones de pesos (presupuesto aprobado) 
  • Presupuesto total 2024= 1,586 millones 919 mil 39 pesos con 98 centavos 

About The Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificado por MonsterInsights