24 de julio de 2024

Los malos resultados de su gobierno y las constantes controversias en las que se ha visto envuelto el actual Presidente Municipal de Oaxaca de Juárez, Francisco Martínez Neri le están pasando factura ante un electorado decepcionado y harto de los malos gobiernos,  como el de él y el de su antecesor, Oswaldo García Jarquín, cuya corrupción ha sido solapada y protegida por la actual administración. 

Misma situación que enfrenta la diputada local y próspera empresaria constructora, Liz Arroyo, quien a pesar de estar gastando millones de pesos en publicidad, sin explicar el origen de los recursos; no ha logrado posicionarse en la preferencia electoral. Incluso después de victimizarse y denunciar violencia política de género en un intento por librar lo señalamientos de corrupción y vínculos con grupos criminales.  

De acuerdo a la empresa encuestadora “Tactimetría, Investigación y Encuestas”, en un estudio realizado del 13 al 15 de diciembre del 2023, el aún edil capitalino contaba con el 28% de respaldo para ser “el candidato de Morena” a la Alcaldía de Oaxaca de Juárez, mientras que la legisladora tenía el 12% de apoyo. 

Mientras que la hoy Senadora Susana Harp Iturribarría contaba con el 25% y el también Diputado local, Alfonso Silva Romo, el 23%. Dejando un 12% en la indecisión o indiferencia. Quizás ante las pocas o malas opciones que se presentan. 

Sin embargo, para el 22 de diciembre, las cifras cambiaron arrojando un empate técnico entre Martínez Neri y Silva Romo con 25% cada uno. Mientras que Harp Iturribarría disminuyó al 22% y Arroyo Rodríguez subió a un lejano 14%. Así como el porcentaje de indecisos que también aumentó a 14 por ciento. 

Tras una serie de señalamiento que fueron calificados como fuego amigo, tanto Martínez Neri como Liz Arroyo se vieron afectados. 

Ya que para el primero de enero del 2024, el escenario favoreció a Luis Alfonso Silva Romo, quien ha sido el principal objeto de ataques por parte de los dos aspirantes decrecientes. Ya que tanto Neri como Arroyo se han organizado para formar un frente y evitar que su compañero de partido se convierta en candidato de unidad. Incluso la diputada declaró que todos los demás aspirantes habían declinado a su favor, dichos que el propio Martínez Neri debió salir a desmentir. 

Esto provocó que Silva Romo hoy presente un 26% de respaldo ciudadano, traduciéndose en un crecimiento del 3% en menos de un mes, mientras que Martínez Neri bajó al 24% pese a tener toda la estructura municipal a su disposición.

Por su parte, Liz Arroyo no logró aumentar más que un punto porcentual, quedando en 15%. Al igual que Susana Harp quien cuenta con el 23% de preferencias. 

No obstante, según los registros de Morena, de los cuatro personajes encuestados, solo Neri, Silva y Arroyo, junto a otros cinco desconocidos, están siendo considerados en el proceso interno. Por lo que la candidatura se definiría entre ellos tres. Y de continuar la tendencia y la confrontación, lo más seguro es que sea el expresidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso local, Luis Alfonso Silva, quien logre la nominación. 

About The Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificado por MonsterInsights